Deborah Schafer

El primer estudio R.A.R.O. en el que trabajé fue La Lavanderia. Me encantaron los grandes ventanales y la luz del sol que iluminaba el espacio, así como Raquel de Prada y sus asistentes de estudio, que fueron muy serviciales y siempre estaban de buen humor. Los grandes espacios de trabajo fueron útiles para distribuir borradores de mi trabajo, ya que mis ideas se fusionaban en ese espacio. También utilicé las prensas para varias pruebas de mi trabajo.

 

Creo que allí solo estuve 2 o 3 semanas, lo cual fue poco tiempo, pero lo sabía cuando me inscribí.
 
Raquel fue de gran ayuda al compartir información sobre dónde obtener mis materiales de arte en Madrid e intercambiar ideas sobre cómo podría ejecutar algunas de mis ideas. Ella y sus asistentes pudieron darme algunos comentarios y también me mostraron cómo usar el equipo. Aquí también es donde conocí por primera vez a Lucila, parte del equipo de R.A.R.O que trabaja y ayuda a los artistas a llevar a cabo sus proyectos. Honestamente, no tenía idea de cuánto la necesitaba hasta que comenzamos a hablar. Ella jugó un papel decisivo al darme retroalimentación y generar ideas sobre cómo realizar mi proyecto.

 

Mi segundo estudio fue Ink Delicius. Cuando llegué a este estudio, mis conceptos estaban más formados. Sin embargo, mi trabajo fue interrumpido por el encierro del COVID. Antes de que eso sucediera, tuve algunas reuniones muy productivas con Luis y Greta, quienes me introdujeron a nuevas técnicas y enfoques. Y una vez que terminó el encierro, pude regresar y pasar un par de días muy buenos imprimiendo con ellos.
 
Tardé un poco en organizarme con mis ideas y materiales, pero una vez que llegué a Ink Delicius todo me fue encajando más y Luis y Greta solo mejoraron mis planes sugiriendo ideas y técnicas en las que no había pensado antes. Fueron particularmente buenos con la experimentación, y que necesito hacer más (y que podría decir que mi personalidad tiende a evitar).

Mi residencia, a pesar del confinamiento por el COVID-19, fue una fantástica oportunidad de aprendizaje. Llegué con un tema que quería explorar y que era difícil visualmente, y realmente necesité de todo el equipo para organizarme y descubrir cómo comenzar a abordarlo. Aprovechamos al máximo la residencia aún con las interrupciones por el COVID y seguí hablando con Lucila en mis conceptos. Lo único que se perdió fue la exposición porque estaba programada justo cuando comenzó el confinamiento. Después de que terminó la residencia, R.A.R.O. agregó rápidamente los talleres online para ayudar a artistas a desarrollar portafolios y statements que también encontré tremendamente útiles.
 
Recuerdo mi tiempo en R.A.R.O. con cariño a pesar de la pandemia y todavía estoy en contacto con algunos de los artistas que conocí de esa experiencia. Lo recomiendo mucho.
 

 

Deborah es de Estados Unidos y estuvo entre los meses de febrero y marzo de 2020  junto a La Lavandería e Ink Delicius

Galeria del proceso

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
p Image 2020-03-11 at 19.19.37 (14)
p Image 2020-03-11 at 19.19.37 (14)
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom