Madelin Wilian

EL CUERPO COMÚN

El ser humano individual obtiene experiencia 
como un Saturno adolescente 
estresado como el litio 
inquieto e inadaptado 
buscando y encontrando
colecciona oro y mierda para distinguirse.  
El ser humano orientado a la comunidad 
madura lentamente
como una fruta nueva para trabajar y co-crear.
 
Estoy embarazada de una nueva energía:
un cuerpo común 
con trillones de ojos y soles 
vivirá por ti y por mi luz,
polvo de alas y sal de la India 
una criatura que al romper su caparazón 
descansará en sí misma
como metal precioso, gas noble, oro y helio 
un zen atómicamente equilibrado, 
una estación Satórica para el amor común.

MADELIN WILIAN

Involucradas en cuestionamientos y planteos investigativos similares, las cuatro artistas residentes actuales -sin saberlo de antemano-, se encuentran, se comunican y comparten ese tiempo “raro” de un junio por demás caluroso en Madrid.   

Madelin Wilian (DR) llega en tren desde Dinamarca preguntándose hace tiempo sobre las comunidades ¿Qué significan para ella? ¿Qué significan para nosotros? Revalida la vigencia de los oficios, en pintura y grabado se deja ser permeable a la influencia de una ciudad que no le es ajena, pero tampoco propia.   

Confluyen de modo imprevisto, producciones de cuatro artistas que, desde diferentes paradigmas, logran entrelazar el pulso de una ciudad cosmopolita que –con sus propias cavilaciones– también entreteje inquietudes compartidas.

Madelin Wilian (Dinamarca) ha estado durante los meses de mayo y junio haciendo la residencia en La Lavandería y Fosforita

Galeria del proceso

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom